Visita la nueva web de Judo Club Avilés

Imagen de cabecera con logo del Judo Club Avilés
01-10-2004
BIENVENIDO MR. RAUL
Impresionate recibimiento de los miembros del club a Raúl en el aeropuerto de Ranón.

Hemos demostrado que estamos más unidos que nunca, más de 100 personas entre judokas y familiares, además de la propia familia de Raúl se dieron cita en el aeropuerto a las 21,00 horas para recibir a nuestro campeón, a nuestro bronce olímpico. Se hizo de rogar, fueron saliendo del avión todos los pasajeros y hasta los demás miembros del equipo paralímpico español y Raúl nada de nada, parecía que quería darle emoción. Fue de los últimos pero mereció la pena.

«Raúl, machote, la tienes en el bote». El cántico se oía por encima del estruendo que se desató cuando el judoka Raúl Fernández apareció en la terminal de llegadas del aeropuerto de Asturias con una sonrisa en la cara y una medalla de bronce que no tardó en colgarse al cuello. Junto a él volvían a casa otros siete de los nueve asturianos que contribuyeron al éxito alcanzado por el deporte nacional en los Juegos Paralímpicos de Atenas.

Los compañeros del Judo Club Avilés eran mayoría entre las aproximadamente cien personas que, desde hacía ya un buen rato, esperaban la llegada de la delegación paralímpica asturiana. Iban ataviados con una camiseta blanca en la que se leía el eslogan de una conocida firma deportiva alemana, pero que resume bien a las claras el espíritu paralímpico: 'Nada es imposible'. También portaban pancartas -'Raúl, eres un crack' y 'Qué grandes sois, os lo merecéis'- y unas bocinas que alteraban el silencio que, a esas horas, las nueve de la noche, imperaba en el aeropuerto.

«Esto es increíble, no me lo esperaba». La sorpresa que le produjo tal recibimiento no tardó en dar paso a la emoción. Sus palabras salían entrecortadas: «no sé a quién dedicársela... Bueno, a mis compañeros de equipo y a mi entrenador, Carlos Fernández». El mismo, este último, con quien se dio un emotivo abrazo. Siempre con la sonrisa dibujada en el rostro y con la lágrima a punto de salir, Raúl saludó a sus padres, Melo y Fito, a sus hermanas Bego y María José...

Tras Raúl fueron apareciendo el resto de los paralímpicos asturianos: cuatro deportistas -los tiradores Jesús Fernández y Alejandro Rodríguez y los atletas Sandra Barredo y José Manuel González- y tres de los cuatro técnicos -Paniceres, Lodario Ramón y José Andrés Blanco-. El tercero, Roberto Hevia, se quedó en Madrid.

Amigos, compañeros de equipo, familiares y algún que otro curioso formaban ese centenar de personas que brindaron a los paralímpicos una bienvenida que tardarán tiempo en olvidar. También estaban presentes el director general de Deportes, Daniel Gutiérrez Granda, y el presidente de la Federación de Minusválidos Físicos del Principado de Asturias, José Alberto Álvarez, deseoso de que el éxito conseguido en Atenas contribuya a que se preste un poco más de atención al deporte para discapacitados.

A fin de cuentas, el ciclo paralímpico de Pekín ya ha comenzado
Inicio  Al inicio de la página

Más noticias...
Agenda del mes
L M X J V S D
01020304050607
08091011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

6º Torneo Internacional Villa de Avilés

Página de enlaces
 
Mándanos un correo electrónico

Visitas 281082

Páginas optimizadas para una resolución de 800x600 píxeles. · Aviso legal · Diseño y desarrollo versionoriginal.com